¿Qué es mejor una comida o una cena de empresa?

Las comidas y cenas de empresa son reuniones de carácter informal donde no suelen tratarse temas laborales de ninguna índole. Ni los empleados ni los jefes o superiores deben exponer sugerencias o reclamaciones, pues esta es la mejor manera de salir del entorno laboral de una manera informal y relajada.

¿Por qué resultan tan ventajosas?

En estos encuentros suele crearse un ambiente propicio para el diálogo, sin presiones ni agobios, y las relaciones entre unos y otros tienden a afianzarse. Los empleados tienen mayor contacto con aquellos con los que trabajan de forma más directa, en cambio, con los trabajadores que están en otros departamentos apenas se establecen vínculos de ningún tipo, de ahí que sea una buena oportunidad para potenciar las relaciones sociales en la empresa.

La rutina se deja a un lado y los trabajadores disfrutan de una buena comida y una buena conversación, lejos de los problemas y del estrés causados por el trabajo diario. Las compañías suelen organizar este tipo de encuentros entre semana para no obligar a los trabajadores a comer o cenar con la empresa. Además, de ese modo no se les quita parte de su fin de semana libre.

Por lo tanto, lo que se pretende es: potenciar la relación existente entre los empleados, crear unión para mejorar los resultados de la empresa, conocer a todo el mundo (incluso a los que hasta entonces eran desconocidos), facilitar la integración de los que son nuevos en la compañía, establecer una mayor cercanía con los superiores, rompiendo así la jerarquía establecida, y aumentar la motivación de los trabajadores a través del gesto de la empresa.

Está claro cuáles son los beneficios que supone un encuentro de tales características, ahora bien, siempre surge la misma duda, ¿qué es mejor comida o cena?

Comida o cena, ¿qué resulta más ventajoso?

La elección de una u otra opción depende básicamente de algunos factores, como el presupuesto. Normalmente las empresas prefieren las cenas, aunque en estos casos el gasto se incrementa significativamente porque el tiempo empleado es mayor. No hay que olvidar que las cenas suelen alargarse más por el ambiente creado (música animada, cócteles servidos por camareros, etcétera), en contraposición con las sobremesas tranquilas de las comidas. En las cenas, los compañeros de trabajo tienen más tiempo para charlar y entablar amistad, algo que no pueden hacer entre semana, por eso muchos de ellos prefieren la noche al día.

De cualquier forma, no todo está dicho, porque si estas reuniones se organizan entre semana, las comidas resultan más aconsejables para que los trabajadores puedan descansar y rendir en el trabajo al día siguiente. Además, ese día saldrán antes de lo previsto para compartir un momento especial con el resto de sus compañeros y apreciarán aún más el regalo que les hace la empresa.

Por el contrario, algunas empresas sugieren que es mejor salir a la hora de todos los días para organizar mejor el trabajo durante la jornada laboral, pero hay quien admite que tantas horas fuera de casa resulta un inconveniente por el cansancio acumulado.

¿Comida o cena? Es cuestión de opiniones. Sin duda, ambas opciones son excelentes para salir de la intensidad maratoniana del día a día. Los agobios, los excesos… de vez en cuando es necesario escapar de ellos y vivir una experiencia agradable en un lugar donde todo el equipo se sienta a gusto. Y es que tanto las comidas como las cenas de empresa son una ocasión especial como reconocimiento a los empleados que trabajan duramente todo el año e incluso para agradecer a los clientes su fidelidad hacia la empresa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies